La Sección Tercera del Consejo de Estado concluyó recientemente que el menoscabo del buen nombre y la honra como derechos constitucional y convencionalmente amparados, desde la perspectiva de la responsabilidad del Estado, y siempre y cuando ello se encuentre plenamente demostrado en el proceso, consiste en un detrimento inmaterial, relevante y autónomo cuyo resarcimiento se da en principio a través de medidas no pecuniarias. 

Tomado de Ambito Juridico

27/09/2018

Llámanos: +57 311 383 6439

Precisiones sobre vulneración al buen nombre y la honra en procesos de reparación directa

No obstante, concluye la Sala, en caso de estimarse que ello no repara integralmente a la víctima directa de dicha afectación es posible conceder a esta última, únicamente, una indemnización pecuniaria de hasta 100 salarios mínimos, teniendo en cuenta para ello los parámetros formulados en cuanto a la reparación de esta tipología de daño.

 Igualmente, señala que el objetivo de reparar este daño es el de restablecer plenamente a la víctima en el ejercicio de sus derechos.

 La reparación está orientada a:

i.  Restaurar plenamente los bienes o derechos constitucionales y convencionales, de manera individual y colectiva.


ii. Lograr no solo que desaparezcan las causas originarias de la lesividad, sino también que la víctima, de acuerdo con las posibilidades jurídicas y fácticas, pueda volver a disfrutar de sus derechos, en lo posible en similares condiciones en las que estuvo antes de que ocurriera el daño.


iii. Propender para que en el futuro la vulneración o afectación a bienes o derechos constitucionales y convencionales no tengan lugar.

 iv.   Buscar la realización efectiva de la igualdad sustancial.

 
En aras de evitar una doble reparación, el juez deberá verificar ex ante:

 i. Que se trate de una vulneración o afectación relevante de un bien o derecho constitucional o convencional.

 ii. Que sea antijurídica.

ii.   Que en caso de ordenarse una indemnización excepcional no esté comprendida dentro de los perjuicios materiales e inmateriales ya reconocidos.

 iii.  Que las medidas de reparación sean correlativas, oportunas, pertinentes y adecuadas al daño generado (C. P. Danilo Rojas Betancourth).

 CE Sección Tercera, Sentencia 25000232600020050182401 (40434), Mar. 20/18.